Category Archives: BLOG

  • 1

Resumen de acciones julio de 1716

Category : BLOG

Resumen de acciones julio de 1716.

La situación de las posesiones de nuestra majestad imperial en este mes se ha caracterizado por el asedio constante de nuestros enemigos. Los hilos diplomáticos de los “otros piratas” (ingleses) se han movido con las malas artes a que nos tienen acostumbrados.

Si no era poca nuestra laboriosa defensa contra ellos durante todo este tiempo, ahora se ha creado la llamada “Cuádruple Alianza” que une a ingleses, americanos, holandeses y suecos contra nosotros. Por lo que pueden vuesas mercedes imaginar la cantidad de actividad que nuestra armada ha tenido que soportar durante este mes.

Como resumen podemos decir, mirando al mapa, que la actividad de nuestros enemigos en este mes se ha centrado en intentar controlar los puertos del sur de la Isla de Cuba (1), sin conseguirlo de forma total y permanente gracias al buen hacer de nuestra flota.

Las pérdidas en navíos han sido altas por ambos bandos, pero nuestros marinos están luchando al límite con los bajos recursos de los que disponemos. Tanto holandeses como ingleses continúan atacando esta zona, y ahora se unen los suecos… (véase declaración de guerra holandesa )

Por el contrario, nuestros aliados franceses están ayudando con sus ataques en el oeste de Haití (2), pero sin éxito que permita relajar la presión enemiga en el sur de Cuba.

Nuestra flota, intenta tomar la iniciativa allí donde puede y las condiciones de la flota lo permite, atacando el norte de Jamaica, donde llegamos a controlar Port Antonio (3) por un tiempo. Cosa esta que “acongojó” al inglés por lo que supone tener españoles en Jamaica…a lo cuál responden con sus 25 navíos de primera línea allí donde “nuestra mosca” les incomoda más de la cuenta.

Una de estas “incomodidades” también es el archipiélago de George Town (4), donde este mes hemos visto un continuo toma y daca entre nuestra armada y la inglesa. Ni que decir tiene que no dude su majestad que estaremos al quite.

En cuanto a los piratas, con los que teníamos un tácito acuerdo, más por tener enemigos comunes que por afinidades, parecen no muy combativos. Su actividad ha venido a menos, quizás por las luchas internas a las que nos tienen acostumbrados, fruto de su carácter levantisco unido al consumo de mucho ron y plantas que nublan la razón…

Resumen de acciones julio de 1716- Mapa general

Pinchar para ampliar mapa

 

Los ingleses y americanos han aprovechado la falta de actividad y desde la zona de Honduras los primeros (5) y la costa este de la Florida sus primos los americanos (6). Ambos están capturando todos los puertos que los piratas tenían bajo su control y que eran un parapeto de seguridad para nosotros. Tememos que los ingleses empiecen a amenazar el oeste de Cuba y los americanos desde el norte…

Sirva este resumen de acciones para una reconsideración de los planes para el mes próximo, estamos seguros que el buen criterio de su Majestad y del Almirantazgo dará sus frutos. Cuente con sus leales capitanes para lo que ordene.

Resumen de acciones julio 1716- Unidad española

Así lo cuento yo (a través de este resumen de acciones), Virrey de Nueva España, para conocimiento de su Majestad y de sus capitanes.

Autor: Magallanes


  • 0

La Expedición Balmis: España vence a la viruela

Category : BLOG

La Expedición Balmis o Real Expedición Filantrópica de la Vacuna

La Expedición Balmis fue un viaje filantrópico llevado a cabo por el médico español Francisco Javier Balmis en 1803 con el objetivo de llevar la recién descubierta vacuna de la viruela a los territorios de la Corona Española en América.

A finales del siglo XVIII la viruela era la enfermedad más mortífera a la que tenía que hacer frente el ser humano y, concretamente en Europa, llegó a tener una tasa de mortalidad de un 30%, convirtiéndose en una auténtica epidemia que se propagó enormemente debido al gran aumento de la tasa de población. Incluso los que sobrevivían a la enfermedad quedaban ciegos, con marcas de por vida o con una variante mas rara que producía hemorragias y era más letal que el ébola, con una tasa de mortalidad cercana al 90%.

En 1796 el médico inglés Eduard Jenner descubre que las lecheras se contagiaban de una especie de “viruela de vaca” debido al contacto con estos animales al ordeñarlos, pero que de alguna manera conseguían quedar inmunizadas contra la mortífera variante de esa enfermedad que era la viruela humana. Decidió probar a inocular suero de esa viruela a un niño de 8 años y, a pesar de desarrollar síntomas leves de la viruela vacuna, finalmente el niño sobrevivió. Siguió probando en otros niños y todos respondieron de igual forma, con lo cuál había descubierto la vacuna contra la viruela humana.

xpedición Balmis-Eduard Jenner

En 1798 Jenner publica sus descubrimientos y ya en 1800 la vacuna había llegado a España.

Tan solo 5 años después de las publicaciones de Jenner, Carlos IV rey de España, bajo el asesoramiento de Francisco Javier Balmis, decide organizar una expedición para llevar esta vacuna a todos los territorios españoles del Nuevo Mundo, donde la enfermedad también causaba estragos debido a que los indígenas no poseían anticuerpos para una enfermedad que nunca habían conocido antes.

Recordemos que los habitantes de los territorios españoles de ultramar eran todos considerados súbditos de la Corona con los mismos derechos e igual de españoles que los de la propia España.

La propia hija del rey Carlos IV también había sufrido de esta enfermedad.

Pero surge un problema para la Expedición Balmis. En una época en la que el medio de transporte más rápido era un barco a vela y en la que no existía la posibilidad de conservar la vacuna en frío,

¿de qué manera podía llevarse a los territorios españoles sin que se perdiera durante el viaje?

Balmis decidió que la mejor manera de hacerlo era  transportar la vacuna inoculándola en niños de un orfanato, concretamente de la Casa de Expósitos de A Coruña. Así, 22 niños huérfanos y la propia rectora de ese orfanato formarían parte de la Expedición Balmis. La idea era ir inoculando a los niños de 2 en 2 cada semana para que la vacuna no llegase a perderse.

Esta idea podría catalogarse de dudosa ética bajo estándares del siglo XXI pero en aquella época se necesitaba una solución al problema de la viruela y además, la vida de esos niños en el orfanato iba a ser muy dura, ya que serían expulsados de él a los 15 años sin la educación o el conocimiento de un oficio que les permitiera ganarse la vida de manera digna y, por lo tanto, su futuro era muy negro.

La propia rectora, Isabel Zendal, se embarca en dicha aventura y se convertirá en un personaje de gran arrojo y valentía durante todo el viaje. Su propio hijo formaba parte de los 22 que partieron de A Coruña y consiguió que ninguno de los que estaba a su cargo muriera durante el viaje. La Organización Mundial de la Salud reconoce a Isabel Zendal como la primera enfermera de la historia de la sanidad pública en misión internacional.

El propio Balmis escribió esto sobre Isabel Zendal en Macao (1806):

La mísera Rectora que con el excesivo trabajo y rigor de los diferentes climas que hemos recorrido, perdió enteramente su salud, infatigable noche y día ha derramado todas las ternuras de la más sensible Madre sobre los 26 angelitos que tiene a su cuidado, del mismo modo que lo hizo desde A Coruña y en todos los viajes y los ha asistido enteramente en sus continuadas enfermedades”.

El 30 de noviembre de 1803, la Expedición Balmis parte del puerto de A Coruña a bordo de la corbeta María Pita (personaje del que hablaremos en otra entrada) con toda su tripulación dispuesta a escribir una de las misiones más heroicas de la historia de España. El Capitán de la corbeta María Pita fue Pedro del Barco y España, natural de Somorrostro, Vizcaya.

El primer punto de parada va a ser Santa Cruz de Tenerife, donde son muy bien recibidos y pasarán un mes vacunando. El 6 de enero de 1804 parten de Canarias con destino a Puerto Rico, llegando a San Juan el 9 de febrero del mismo año. El recibimiento fue un poco frío debido a que otro médico español (Francisco Oller Ferrer)  ya había experimentado con la vacuna, puesto que la había pedido a la isla de Santo Tomás que era colonia británica. Hubo una polémica entre ambos médicos sobre cómo se practicaban las inoculaciones e incluso con el propio gobernador de la isla, lo que provocó que momentáneamente peligrara la expedición, que necesitaba proveerse de más niños. Esto a su vez llevó a Balmis a meditar sobre dividir en dos la expedición para acelerar la difusión de la vacuna en tan extensos territorios.

El 12 de marzo de 1804 la Expedición Balmis partía de Puerto Rico rumbo a Venezuela, con menos niños de los deseados debido a las trabas impuestas por el gobernador. Debido a los problemas de salud de un niño y a problemas en la corbeta, se varió el rumbo hacia Puerto Cabello en vez de ir a La Guayra, donde se les esperaba con gran expectación. En ese momento, la expedición se divide en tres grupos para vacunar más rápido y se juntan más tarde en Caracas, donde se crearán las Juntas Centrales de Vacuna para establecer un método contínuo de vacunaciones cuando la expedición prosiga su camino hacia otros territorios. También allí tendrá lugar la división final en dos grupos: el del propio Balmis y el de José Salvany, subdirector de la expedición.

Balmis se dirigirá a Centroamérica, mientras Salvany irá a Nueva Granada (actual Colombia) , el Virreinato del Perú (actualmente Ecuador, Perú, Chile y Bolivia) y Buenos Aires en el bergantín San Luis. Tras 7 años de recorrido y de múltiples esfuerzos, el viaje acabaría para Salvany en Cochabamba, donde murió en 1810.

Por su parte Balmis recorrió todo México  y posteriormente se dirigió a Manila (Filipinas) con otros 25 huérfanos, a bordo del navío Magallanes partiendo de Acapulco el 8 de febrero de 1805.

La travesía por el Pacífico finalizó con la llegada a Manila el 15 de abril de 1805. Allí Balmis recibió una importante ayuda de la iglesia para organizar  la vacunación de la población indígena.

El 16 de septiembre llegó a Macao con 3 niños huérfanos en sus brazos y, después de que un tifón destruyera el barco de alquiler portugués en el que viajaban, lo hizo a bordo de un junco chino. Solo su voluntad de hierro hizo que consiguiera evitar todo tipo de peligros e incluso a los piratas chinos que amenazaban aquellas aguas.

Aún y todo, continuó su viaje a tierras chinas puesto que descubrió que no había llegado la vacuna todavía.

Cuando ya regresaba a España, consiguió convencer a Robert Patton, gobernador de la Isla de Santa Elena (bajo dominio británico) en 1806 para que aceptaran la vacuna.

Expedición Balmis- Ruta

En 1808 y ya en España, Balmis se negó a jurar obediencia a José Bonaparte y por ello fue proscrito, confiscándose sus bienes.

El 12 de febrero de 1819 fallecía el director de la Expedición Balmis a los 66 años de edad en Madrid.

¿Qué fue de Isabel Zendal? Se sabe que la expedición llegó a Acapulco en 1809 y que iban tanto ella como su hijo. Se quedaron a vivir en Puebla y ya no volvieron nunca más a España, continuando allí sus vidas. El reconocimiento le llega ya que, desde 1975, la Presidencia de la República de México otorga la medalla al mérito en enfermería “Isabel Cendalla” (nombre con el que se conoció a Isabel durante algún tiempo) y la Escuela de Enfermería de San Martín de Texmelucán también lleva su nombre. En A Coruña hay un monolito que se levantó en su honor y en el de los 22 niños del hospicio que propiciaron esta gesta y también tiene una calle dedicada (Calle de Isabel López Gandalia). En el Domus (museo del hombre) hay 12 columnas mirando al Océano Atlántico que también conmemoran este hecho.

Cuando el propio descubridor de la vacuna recibió noticias de lo que había hecho la Expedición Balmis, escribió:

“No puedo imaginar que en los anales de la Historia se proporcione un ejemplo de filantropía más noble y más amplio que este”.

Alexander von Humboldt escribió en 1825:

“Este viaje permanecerá como el más memorable en los anales de la Historia”.

Expedición Balmis- Placa A Coruña

Sirva esta entrada también para rendir homenaje a todas estas personas, que con una valentía insuperable consiguieron salvar millones de vidas y que, aún hoy en día, permanecen en el olvido de mucha gente y no se explica como se merece en los libros de historia.

Para mas información sobre la Expedición Balmis:

 

 

 

 

 

 


  • 1

Batalla de Cartagena de Indias

Category : BLOG

Batalla de Cartagena de Indias

La batalla de Cartagena de Indias empezó tal día como hoy (13 de marzo) pero en el año 1741 y está dentro de la Guerra del Asiento o Guerra de la Oreja de Jenkins.

Esta guerra se desencadenó (entre otros motivos) porque el guardacostas español  La Isabela, al mando del capitán Juan León Fandiño, interceptó y abordó al Rebecca inglés capitaneado por  Robert Jenkins (un conocido pirata inglés que se dedicaba a saquear buques por aquella zona), cortándole la oreja y diciéndole la famosa frase “Ve y dile a tu rey que lo mismo le haré si a lo mismo se atreve”. Jenkins recogió su oreja, la metió en un frasco de alcohol y se volvió a Inglaterra.

Hay que recordar que en aquella época los ingleses deseaban poder realizar comercio con las posesiones españolas y esto estaba prohibido, de ahí que se dedicaran al contrabando y la piratería, algo que España intentaba impedir.

Jenkins aprovechó un momento en el que las relaciones entre ambos países eran tensas para ir al parlamento británico y contar lo que le había sucedido. La oposición y la opinión pública consideraron este acto como una ofensa a su honor nacional y pidieron que se le declarara la guerra a España, acto que tuvo lugar el 23 de octubre de 1739.

Inglaterra preparó una flota enorme para llevar a cabo una acción decisiva contra las posesiones españolas en el Caribe y la joya de la corona no era ni más ni menos que Cartagena de Indias, en la actual Colombia, que era la plaza clave estratégica del comercio en aquella zona.

Antes de mandar todo lo “gordo” a Cartagena de Indias, se produjeron varios ataques. Entre ellos están el de La Guaira, donde los ingleses salieron derrotados ampliamente aún a pesar de intentar entrar enarbolado la bandera española en sus navíos, el de Portobello, donde una conquista sin apenas resistencia fue celebrada por todo lo alto en Londres y dos primeros intentos en la propia Cartagena de Indias.

En el primer intento, Vernon quería conocer exactamente las defensas de la ciudad y para ello mandó un barco con la excusa de entregar una carta a Blas de Lezo y otra al gobernador, Pedro Hidalgo.

Los españoles no dejaron entrar al navío inglés y Vernon tuvo que pensar otra táctica, que fue disparar contra la ciudad para comprobar cómo era la respuesta española y evaluarla. No hubo tal respuesta y se decidió a desembarcar 400 hombres que fueron fácilmente repelidos.

El segundo intento fue con 13 navíos y esta vez Blas de Lezo sí mandó desplegar los 6 navíos españoles, consiguiendo atrapar en un fuego cruzado a los ingleses, que ante la adversa situación de su flota tuvieron que retirarse.

El tercer intento ya fue el más conocido de todos. Inglaterra envió 186 navíos a terminar de una vez por todas con esa defensa y conquistar Cartagena de Indias. Esta flota  se convirtió en la mayor vista hasta el desembarco de Normandía.

Por el bando español Blas de Lezo solo contaba con 6 navíos de línea ( el Galicia,  San Carlos, San Felipe, Dragón, África y el Conquistador) y unos 3600 hombres, de los cuáles 600 eran arqueros indios. Las fuerzas de Vernon ascendían a  186 navíos, 27000 hombres y 2000 cañones. Ante estos números, la superioridad británica era clara y manifiesta, pero Blas nunca pensó en rendirse y se preparó para resistir y no rendir la plaza.

La gran flota británica fue avistada el 13 de marzo de 1741, lo que puso en vilo a la ciudad. Antes de disponerse a desembarcar, Vernon silencia las baterías de las fortalezas de Chamba, San Felipe y Santiago. Luego se dispuso a cañonear la fortaleza de San Luis de Bocachica día y noche durante dieciséis días. Bocachica estaba defendida por Carlos Desnaux con 500 hombres que, finalmente, tuvieron que replegarse ante la superioridad ofensiva. Tras esta fortaleza solo quedaba la Fortaleza de Bocagrande como entrada a la bahía. En la primera se prendió fuego a cuatro barcos para impedir la navegación del estrecho canal y, en la segunda, dos barcos, en contra de la opinión de Blas de Lezo de que no serviría para mucho tras lo visto en Bocachica, para impedir igualmente el acceso a la bahía. El bloqueo del canal de Bocagrande no sirvió para mucho, como había pensado el almirante De Lezo.

Tras esto, Vernon entró triunfante en la bahía y a su vez, todos los defensores españoles se atrincheraron en la fortaleza de San Felipe de Barajas tras haber abandonado la fortaleza de Bocagrande. Vernon, creyendo que la victoria era cuestión de tiempo, despachó un correo a Inglaterra dando la noticia de la victoria. Cuando llegó a Londres tal fue la alegría con la que se recibió la noticia que el rey ordenó acuñar unas monedas conmemorativas, en las que se veía a Vernon triunfante y a Blas de Lezo arrodillado mostrando la derrota española (curiosamente se le representaba de cuerpo “entero”, a pesar de haber perdido en batalla una pierna, un brazo y un ojo, motivo por el cuál se le conocía por “medio hombre”)

moneda blas de lezo arrodillado ante Vernon

Pero aún los españoles no habían arriado la bandera y lucharían hasta el final por defender Cartagena de Indias.

Vernon ordena cañonear el Castillo de San Felipe día y noche y, finalmente, decide dar un rodeo,  desembarcar y adentrarse en la selva para atacar por la retaguardia.

Grave error. Al hacerlo, los ingleses se vieron muy duramente afectados por las enfermedades propias de aquella zona, como la malaria, perdiendo cientos de hombres.

Aún y todo, decidieron atacar con infantería el castillo y los 600 hombres que todavía quedaban vivos en las filas españolas no podrían poner en aprietos su toma.

Rápidamente Blas de Lezo ordenó formar una defensa con 300 hombres armados únicamente con armas blancas que fue muy efectiva, causando más de 1500 muertos entre los ingleses.

En esta situación y sabiendo que ya había mandado informar a Londres de su victoria, Vernon vio como la moral de sus hombres iba descendiendo enormemente puesto que no contaba con una defensa tan extraordinaria y además las enfermedades iban causando estragos.

Tenía que capturar como fuera ese castillo y finalmente ordenó atacar nuevamente, esta vez con escalas que habían construido para asaltar la fortaleza. Pero claro, todo el peso de la artillería hacía que su avance fuera lento y desde la fortaleza no dejaban de disparar, causando muchos muertos. Finalmente llegaron hasta las puertas y se dieron cuenta de que las escalas que habían construido no alcanzaban hasta lo alto de las murallas, debido a que Blas de Lezo, anticipándose a ese ataque, había mandado cavar un foso alrededor de la muralla precisamente con esa misma finalidad.

Los atacantes estaban desprotegidos y eran blanco fácil de los españoles, que causaron una masacre con su continuo fuego.

Con la llegada del día, el campo de batalla estaba repleto de cadáveres, heridos y mutilados y los españoles aprovecharon la situación para realizar una carga con bayoneta que provocó el pánico entre los británicos y su posterior huida hacia los barcos.

Vernon aun no aceptaba una derrota tan humillante y ordenó cañonear desde los barcos el castillo durante otros 30 días. Las enfermedades seguían causando muchas muertes y a ello se unió la falta de provisiones, por lo que no tuvo más remedio que ordenar la retirada, quemando incluso algunas de sus naves por falta de la tripulación necesaria para gobernarlas.

Blas de Lezo contempla victoria- batalla Cartagena de Indias

En cuanto la verdadera noticia llegó a Londres, el rey prohibió hablar de esta derrota tan humillante a todos sus cronistas, a lo cuál se sumó toda la prensa británica.

El resumen de bajas del bando inglés fue de unos 11000 muertos y 7500 heridos, 6 navíos de tres puentes, 13 de dos puentes, 4 fragatas y 27 transportes. Por el lado español se perdieron los 6 navíos de línea ( quemados por ellos mismos), 800 muertos y 1200 heridos.

Tras esto, España consiguió mantener sus posesiones en la zona durante unas décadas más.

Blas de Lezo pereció unos meses después debido a una enfermedad y no se sabe con ciencia cierta dónde reposan sus restos.

Hoy en día hay una fragata de la clase Alvaro de Bazán (ya hablaremos de éste también otro día) que lleva su nombre, la F-103 y recientemente se ha levantado una estatua en Madrid rindiéndole los honores que sin duda merece.

estatua Blas de Lezo Madrid- batalla Cartagena de Indias

 

Y también tiene una estatua, cómo no, en la propia Cartagena de Indias.

Estatua Blas de Lezo- Batalla Cartagena de Indias

 

 

 

 

 

 

 


  • 1

Presentación del blog

Category : BLOG

Bienvenidos a este blog.

Como presentación del blog diré que lo empiezo con mucha ilusión e intentaré darle un enfoque muy variado a todo lo que se publicará a partir de ahora aquí.

El contenido técnico correrá a cargo de Ion Aguirre, donde nos explicará muchas cuestiones que la mayoría desconocíamos sobre el mundo naval. Dada su experiencia en ese campo, es la persona adecuada para hacerlo y espero que sus aportes tengan la gran acogida que se merecen para premiar su esfuerzo. Podéis encontrar esos aportes aquí, en su propia sección.

Entre los temas a tratar se encontrarán aspectos relativos al propio juego, hechos destacables (y no tanto) de la historia de la Real Armada Española a lo largo del tiempo y alguna que otra cosa que pueda hacer interesante la lectura de este blog a un usuario general. Habrá momentos para hablar de temas variados y recopilar información para que el contenido sea, además, en cierto modo educativo.

Intentaré ceñirme (en la medida de lo posible) al período histórico que representa el juego, si bien incluiré también alguna entrada fuera del mismo primando la importancia histórica de los hechos que se describan. En aquél momento España era un país muy importante y, como tal, también profundizaremos en ese mundo y las claves políticas y estratégicas que lo conformaban.

Solo espero que el lector obtenga la información y ésta pueda contribuir a un pequeño enriquecimiento en el conocimiento de este período, que a mucha gente apasiona.

Era la época de la navegación a vela. Unas veces emocionante por los descubrimientos que se produjeron y otras veces durísima, tanto por las propias condiciones de vida como por las sangrientas batallas que sucedieron para desgracia de los hombres de la marina.

Leven anclas, icen velas y prepárense para la dura travesía que les espera.

El blog y esta página web ya están surcando los mares viento en popa a toda vela.

Bienvenidos al blog

 

 

 

 

 

 


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies